LA SABIDURÍA DE LA NUTRICIÓN

   


                                                     ¿TE APETECE ... ?

  Preparar la comida como una danza de luz, color, geometría ... nos invita a ponernos en contacto con la sabiduría de la nutrición, a ser parte de la magia del alimento, a sentirnos creadores de la propia vida ... 







                                   NUTRIR ALIMENTA LA UNIDAD

     Nutrir es la relación entre lo diverso que permite compartir las experiencias de cada uno con los demás, haciendo abundantes a todos y manifestando que, más allá de cualquier apariencia, todo está unido..
     En el arcoíris de la vida la nutrición alimenta la unidad a la vez que exalta la diversidad.






                                         LA NUTRICIÓN DEL SENTIR

   Comer es vestirse por dentro. De la misma forma que elegimos la vestimenta que mejor armonice con nosotros, podemos nutrirnos con los alimentos que nos hagan sentir más en contacto con nosotros mismos, más allá de cualquier dieta e independientemente de nuestro entorno y de la cultura que habitemos

     

      
    

                     LA DIETA INFALIBLE: SENTIR AL ALIMENTO

      Llevar el silencio a la comida, sin el ruido de las opiniones, es escucharla en diálogo con nuestro cuerpo, más allá de ninguna dieta, de cualquier cultura y de todo lazo emocional familiar. Este diálogo ha de ser único e íntimo entre cada persona y el alimento correspondiente.
      Cada alimento posee tres danzantes: el Sol, la Tierra y el espíritu del propio alimento. Cuando ponemos nuestra atención en él creamos la música para que la danza comience en nuestro cuerpo, todos los órganos empiezan a afinar sus instrumentos. Esta música puede ser aprendida, ajena a nosotros, es lo habitual. El silencio, como el previo al que hay antes de que ponga en movimiento su batuta el director de orquesta, permite que no  haya interferencias de fuera y que sea nuestra propia música la que guíe la danza. En esta melodía única el alimento es pura salud. Los ritmos se convierten en los apropiados para, desde la cocina de nuestro cuerpo, devolver lo recibido con la sal del respeto y las especies del amor. Tres son los camareros encargados de entregar nuestros “platos”: la respiración, que lleva el olor de nuestra cocina, el oro del orín y la tan vituperada caca, que por la alquimia que generamos se muestra del color de la tierra, como un puro homenaje a ésta. Nuestro alimento termina siendo un nutriente para el mundo, eso sí, con nuestra esencia puesta en él; conviene recordarlo cuando vayamos a los excusados, no vamos sólo a aligerarnos sino también a hacer una entrega personal y única, dejando en el ciclo de la vida parte de  nuestra riqueza.
      Si hacemos del comer un acto pausado, sentido … nos situamos más allá de la necesidad y se convierte en una danza  del espectáculo de la vida; entonces ya no hablaremos de comida, sino de nutrición mutua.
      Comiendo desde este sentir  escucharemos a algunos alimentos subidos de tono y a otros apenas inaudibles. Como un  pintor con su paleta de colores podemos crear la comida que nuestro corazón anhela y presentarla a nuestro cuerpo, llenándolo de nuestra propia esencia y de lo que armoniza con ella, y sintiendo además que estamos construyendo día a día la casa de nuestro cuerpo. ¿Qué mejor forma de estar a gusto en ella  …?  El corazón, centro de nuestro sentir y sabiduría, nos guiará siempre hacia el mejor alimento para nosotros, el que nos ayudará a hacernos brillar como astros con luz propia, eso sí, hay que acallar antes el parlucheo y los prejuicios de nuestra mente respecto a la nutrición, escuchar en el silencio. ¿Te parece imposible lograrlo …?  Sólo hay una manera de saber si es posible: empezar a experimentarlo. 

  
      
   
                    NUTRIENDO AL MUNDO CON NUESTRAS IDEAS 

       Si liberamos nuestras ideas desde la generosidad del corazón  y las impulsamos para que viajen más allá de nuestro propio beneficio,  la magia de la vida las fecunda llevando su fertilidad al mundo entero. Como regalo recibimos que la banda ancha de nuestra creatividad crece y con ella nosotros mismos.  Cuanto más creadores seamos más nos sentiremos los dueños de nuestra vida, más nosotros mismos, ¿hay mejor regalo…? ¡Ahh, además, algunas de nuestras ideas las regresa el viento a nosotros como homenaje a nuestra paternidad, trayéndonos abundancia y riqueza!
      ¿Te apuntas a regalar tus ideas? … hoy hay infinidad de medios para ello. Acuérdate de soplar sobre ellas, necesitan siempre un sutil empujoncito para empezar su aventura … 

   
 
  
  
DESCUBRE EL PODER DE IMAGINAR TU FUTURO SINTIENDO LA VIDA

    Nuestra respiración manifiesta constantemente la magia de la vida, con lo que exhalamos la naturaleza construye el mundo vegetal: nuestro COaporta el carbono con el que crean sus tejidos las plantas.
   Pensemos en unas rosas que tengamos plantadas en casa, por el hecho de compartir el mismo aire las flores están creándose con una buena parte de átomos de carbono que antes han estado en nuestro cuerpo, sintiendo nuestras emociones, vibrando con nuestros pensamientos, en definitiva, viviendo en nosotros. Estas rosas son en buena medida una extensión de nuestro propio cuerpo. El proceso también funciona al revés: si nos comemos un pétalo sus átomos pasarán a ser los nuestros, es la danza de la vida.
    Te invito a experimentar todo esto poniéndote delante de un árbol, sintiendo que simplemente con tu respiración estás colaborando en su crecimiento, en su vida…  Cierra los ojos y respira, respira …  deja tu imaginación libre, siéntete uno con el árbol …  siéntete constructor de vida …
     Después de esta experiencia pasea y fíjate en la calidad y profundidad de tus pensamientos, de tus emociones, de tu respiración. En este estado imagina cómo quieres que sea tu vida … ¡ Te sorprenderás a ti mismo ! 

 

   
  
           LA DIETA IDEAL: NUTRIR DESDE LA MIRADA DEL CORAZÓN 

    Las toxinas, en el fondo, no son más que nutrientes de determinados estados de conciencia, por eso si queremos habitar otros estados de conciencia es necesario percibir la comida de forma diferente, en armonía con nuestra nueva “casa”.
  Comer es una forma de nutrir una específica manera de vivir, ya sea personal o de toda una cultura; si no nos damos cuenta de este hecho cualquier cambio que nos propongamos puede quedar relentizado. No se trata de hacer la dieta que alguien nos recomiende, sino de llegar a sentir lo que mejor nos nutre en el camino que nos señala nuestro corazón.


 
                         
          FLORES CON MENSAJE PARA ALIMENTAR NUESTRA MENTE

     En el jardín de nuestro corazón nos esperan hermosas flores, que no sólo nos deleitan la vista con sus formas y colores y el olfato con aromas inolvidables, también nos cantan envueltas en música  el secreto de nuestros sueños, que aguardan ser descubiertos para que podamos con ellos construir un nuevo mundo.
    Cuando nuestra mente descubra y pruebe estos sueños desarrollará nuevos sentidos; con ellos irá dejando atrás su gusto por los dramas, a la vez que hará de la curiosidad y la alegría sus principales alimentos.
   ¿Qué te parece entrar en este jardín y traernos un par de rosas para escucharlas …? 

    
       
 
  
                        LA DIETA INFALIBLE PARA PERDER PESO   

     Hacer sonreír a los niños nos sitúa en la magia de la primavera, porque al igual que ella hace florecer ante nuestros ojos lo que estaba oculto. El ser humano es una fértil tierra llena de semillas de felicidad, esperando a que nos decidamos ser primavera.
      La alegría de un niño nos pone en contacto con nuestra esencia, por eso está más allá de cualquier cultura y de cualquier problema. Esta es la razón por la cual  hacerles reír nos vuelve más ligeros. ¿Qué te parece  ir en busca del niño que tengas más cerca y hacerle sonreír ahora mismo…? ¿Cómo… que no tienes a ninguno cerca…?  Eso no es verdad, tienen uno cerquísima, el niño que fuiste y del cual nadie ha certificado su muerte,  ¿te animas a arrancarle una sonrisa …? ¡Venga, prueba! Eso es … ¿no notas como te vuelves más ligero? ¿Qué tal practicarlo todos los días …? 

 
 
  
                                                   EL BAÑO DORADO

     En el baño dorado de un amanecer o un atardecer es fácil  sentir el oro de nuestra abundancia interior. Es el momento adecuado para mirar, cara a cara, al sol de nuestro corazón sin quemarnos, y permitir que su sabiduría impregne nuestra mente. Nuestros problemas se empequeñecen ante su majestuosa presencia y dejan de ser obstáculos a nuestra felicidad.
     La naturaleza siempre refleja nuestra abundancia, por eso imitarla en su esencia haría de lo artificial algo natural, sobre lo que poder construir sin miedo un futuro que no se vuelva contra nosotros. Cada científico, ingeniero, filósofo, escritor, maestro … debería contemplar a menudo un amanecer o un atardecer, bañarse en su oro, y así meditar sobre si sus creaciones son verdaderamente sabias. Podríamos comenzar esta enseñanza llevando a nuestros hijos o alumnos  a contemplar uno, y preguntarles cómo se sintieron antes y después del “baño”; sería como enseñarles una elemental medida de higiene: no te acuestes sin antes lavarte en la luz de tu propio atardecer, sin sentir la luz dorada de tu corazón.

   

 
  
LA MIRADA CREATIVA:  NUTRIENDO LAS CREACIONES DE LOS OTROS

    Criticar desde los estados de necesidad del ego empequeñece al crítico y a la obra de arte contemplada. Criticar  desde el corazón, iluminando la obra con su luz, convierte al espectador en creador,  dando nuevas dimensiones a lo admirado que el propio artista no reconocía.; la obra adquiere  novedosos colores, puestos allí por el crítico de corazón, que la embellecen aún más: es la mirada creativa.
     Sentir una obra desde esta mirada es como oler una flor y dejar que penetre su aroma en todo nuestro ser, inmediatamente algo cambia dentro de nosotros … empezamos a sintonizar con nuestra belleza interior, desde ella la obra contemplada nos muestra sus secretos, basta entonces tomar el que resuene con nosotros y darlo a conocer al mundo, esa es nuestra pincelada en la obra.
    Si esta mirada la introdujésemos en la educación, los padres  y maestros enseñarían a ver el mundo no desde la competitividad, sino desde la creatividad que potencia más creatividad. Cada creación sería no sólo del artista, sino de todos los que la contemplan, la misma vida se vería como una obra de arte siempre inacabada.
   Todo esto puede parecer una utopía, lo auténticamente novedoso siempre empieza como tal;  pero hay una forma de hacerlo realidad ya: comenzar a sentir cualquier creación como inacabada, esperando ser enriquecida por el espectador-creador. No hace falta visitar museos, empecemos por las creaciones que encontremos a nuestro paso, oliendo su aroma y enriqueciéndolas con nuestra mirada creativa. ¿Qué te parece comenzar con tu u hijos, tus alumnos, tu pareja, tus amigos, tus compañeros de trabajo …? Te sorprenderá ver como sus ojos se iluminan cuando alabas y enriqueces sus creaciones. 



 

  LA FIESTA DE LA ALEGRÍA, TODO UN BANQUETE

    La alegría, de corazón, no sólo ilumina el rostro, también inunda el espacio de nuestra presencia. Cada vez que la expresamos creamos un campo de fuerza que llama a otros seres, que desean disfrutar y participar de él. En esos momentos estamos por encima de nuestras limitaciones y nos sentimos creadores de vida, de toda la vida … somos conscientes de la unidad del universo.
   Ser creadores de alegría es fácil, no necesitamos nada más que sentir su fuente en nuestro corazón. Vivirla nos saca del estado de conciencia de la víctima y sus pensamientos limitantes. Es necesaria para descubrir nuestros sueños, ya que estos siempre se nutren de ella: cuando celebramos la alegría los sueños vienen a comer.
   ¿Qué te parece celebrar una fiesta de la alegría todos los días? No necesitarás invitar a nadie, todo el mundo que esté cerca querrá participar. ¡Pruébalo! ¡Ahh y no son excusas los problemas, las enfermedades, los disgustos, los dramas …! La fuente de nuestra alegría siempre está disponible.





LA NUTRICIÓN, TODO UN LENGUAJE A DESCUBRIR

El contemplar a la comida como una mera necesidad limita los enormes potenciales que encierra. Cuando comemos nos estamos comunicando, en el fondo, la nutrición es un lenguaje que permite a lo diverso dialogar entre sí, y que además desvela la unidad que hay detrás de todas de todas las cosas que componen la naturaleza . Comer es un hablar entre las especies cuando trascendemos la dimensión materialista. La Física Cuántica nos enseña este viejo lenguaje, desde ella la nutrición es un constante intercambio de átomos transportando información, que emplea las más “avanzadas técnicas” desde tiempos inmemoriales, como la comunicación por luz láser.
De esta comunicación nos puede dar también testimonio nuestro sentir, enterrado entre centenares de conceptos intelectuales sobre la dieta más conveniente. La mirada cuántica puede facilitar el abrirnos camino entre esta maraña mental y ayudarnos a aclarar lo que cada alimento nos está diciendo. No obstante, nuestra imaginación puede también lograrlo, con ella es posible sobrevolar la tierra de los conceptos y vislumbrar, desde la altura, maneras de comunicarnos con las especies a través del alimento. ¿Te apetece intentarlo con un delicioso plato de frutas como el que hay sobre estas líneas …? ¿Qué te hace sentir cada fruta …su forma, su textura, su luz …? ¡Todo un lenguaje a descubrir… a disfrutar! 
  
  




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada