SENTIRSE EL CREADOR DE LA PROPIA VIDA




    EL DON DE LA MÚSICA CONVIERTE LA VIDA EN DANZA

   La música tiene el don de unir lo que está separado y de hacerlo de forma armónica. Por eso, si escuchamos la música del corazón nuestro discurrir diario se convierte en una danza, en la que cada paso armoniza con el siguiente, es la danza de la vida.
Sentirse el creador de la propia vida es dejarse llevar por nuestra propia música para interpretar una danza única, nuestro mayor regalo al mundo.




  

 
  
                                    UNA PROPIEDAD SIN HIPOTECAS

  Podemos ser propietarios de un  territorio exento de hipotecas, de impuestos y a salvo de cualquier catástrofe. No necesita de ningún tipo de inversión para construir en él, no es necesario gastarse en su mantenimiento, no requiere de título de propiedad y además es absolutamente legal. No hay ningún truco, es tan simple como ser propietario de tu propia vida.
   Esta propiedad garantiza la conexión con tu sentir y evita que nadie que no seas tú pueda construir en ella; también incluye el acabar con la necesidad de intentar cambiar la vida de los demás o el tener que pagar “alquileres” por vivir según otros.
    Ponerte en pie en tu “propiedad” y sentirte el rey que decide su vida sin tener que dar explicaciones a nada y a nadie no sólo es un ideal, sino un derecho de todo ser humano. Un mundo de reyes, es decir sin súbditos, sólo tendría sentido para recibir desde el corazón en nuestro reino a los demás reyes; cada encuentro entre monarcas sería una celebración, una fiesta. Se llegarían a grandes pactos entre los reinos para compartir las riquezas que cada uno tiene y conseguir, así, sentirse todos más ricos. ¿Te apetece ser el propietario de pleno derecho de tu vida?


                 

EL CAMINO, ALIMENTO DE NUESTRO DESTINO

   El camino no sólo existe para llegar a nuestro destino, en nuestro andar en él vamos recogiendo los frutos que nuestra meta espera como alimento

  


             
                                      LA DANZA DE LAS REALIDADES 

      
Todo lo que vivimos es real, si nos parece lo contrario es porque unas realidades engloban a otras y todas se están nutriendo de experiencias entre sí







                     EL MIMETISMO DE NUESTRAS CREACIONES


     Siempre hemos sido creadores de nuestra vida, pero sólo podemos sentirlo cuando nuestras creaciones son diferentes a las del colectivo de nuestra sociedad, si no es así quedan camufladas por puro mimetismo.
          (En la foto una escena de la película "En busca de la felicidad")





                                        DAR VIDA A NUESTRAS CREACIONES 

     Nuestras creaciones cobran vida en el mismo acto de su entrega al mundo, por eso ofreciéndolas aumenta nuestra riqueza

          


       
                                   
                                     
                                               ENCARNAR LA VIDA 

       En el colegio, en la universidad, en la televisión ... nos han explicado lo que es la vida a través de miradas científico-culturales, ahora, podemos ir mucho más lejos y descubrirla por nosotros mismos ... asombrarnos ... y encarnarla de verdad. 
                          
   





         LAS NECESIDADES DEL PASADO OCULTAN NUESTROS SUEÑOS 

       Para caminar hacia nuestros sueños tenemos que cortar las ataduras de nuestro pasado, las necesidades que nos imponemos, de esta manera nos será posible reconocerlos sobre un horizonte limpio, despejado y luminoso.

  
   



                                      
                                NACER A TI MISMO   
  
   Cuando el ego, el cuerpo, el caminar, la mirada … se conectan al corazón y la vida se convierte en una danza al son de su música, entonces naces a ti mismo. … y allí por donde pasas se convierte en un florecer…
                             
  

             

 LAS MANOS,  ALAS DE LA CREATIVIDAD
  
    Las manos son creatividad hecha materia, son símbolo de nuestro poder creador y una invitación constante a hacer realidad nuestros sueños, son el espejo perfecto en el que podemos reconocerlos; por eso al mirarlas desde el corazón nos sentimos libres …


   
   



    
                   LA FAMILIA, UNA PISTA DE DESPEGUE …

      La familia puede ser una casa a la que quedamos atados de por vida o un árbol en el que iniciar un ascenso para ir ganando perspectiva y, finalmente, desde el que lanzarnos a volar nuestra propia vida. Sólo los padres que confían verdaderamente en sus hijos están dispuestos a darles el empujón que les haga enfrentarse a su libertad, al gran reto de descubrirse como seres únicos y creadores de su propia vida, más allá de las creencias familiares y culturales
      
  
  

      
       
                   LA MÚSICA DE NUESTRA PRESENCIA 

   Cuando nuestras palabras, nuestras miradas, nuestros gestos … nacen en el corazón,  su música les impregna anunciando a todo el mundo nuestra presencia, nuestro concierto de vida … 




     
CERRAR LOS OJOS PARA RESCATAR NUESTROS TESOROS

   Cuando cerramos los ojos en busca de nuestra luz es como contemplar el firmamento. Si lo limpiamos de nubes, los pensamientos, el negro fondo nos habla de un espacio infinito, de un territorio sin límites por explorar …  a medida que acostumbramos la mirada, la oscuridad se va llenando de estrellas, de promesas de nuevos y ricos mundos …  Basta tomar el sentir como nave para que la aventura comience…
   En la exploración de este universo interior nos sorprende encontrarnos con enormes tesoros que llevan nuestro nombre: nuestros sueños. Están esperándonos para que los tomemos, abramos nuestros ojos y los entreguemos al mundo exterior, ¡la  forma más maravillosa de sentirnos los creadores de nuestra vida! Si todos nos apuntamos a esta aventura crearemos una humanidad más allá de las necesidades, en la que toda persona se sienta realizada, algo nunca visto con los ojos abiertos.
  

 


   
                                EL JUEGO DE LAS CREENCIAS 

    Jugar a ser mayores es una estrategia de la sabiduría de las edades para que el niño vaya conociendo y aceptando las reglas y creencias de su cultura. Consideramos a una persona como “madura” cuando deja de jugar a encarnar esas reglas y creencias y se convierte en su prisionero; confundiendo la verdad con el “terreno de juego”
     Para escapar de estas  cárceles y vivirse como el creador de la propia vida es necesario volver a sentir que todo es un juego, haciendo uso de nuestra sabiduría de la niñez, a la que podemos sumar nuestra experiencia de adultos.

    
  

  
 
DE LAS EMOCIONES DE LA DUALIDAD A LAS DEL SENTIR

  Cuando las emociones que guardan la entrada a nuestra sabiduría se serenan y se duermen, nuestra belleza interior se hace visible a la mente: los pensamientos brotan como hermosas flores sorprendiéndonos con colores desconocidos, las palabras recuperan su inocencia y su magia, la imaginación nos desvela nuestros dones y el corazón nos recuerda nuestros sueños.
     En este estado las emociones son la encarnación de nuestro sentir más profundo y no sirven a la dualidad. Seguirlas nos conduce a ser nosotros mismos y a hacer de nuestra libertad nuestra seguridad, es decir, a sentirnos los creadores de nuestra propia vida. 

     



    
   CÓMO LIBERAR DE LA SOMBRA A NUESTROS DESEOS OCULTOS

  Los deseos tienen octavas, cuando nos prohibimos realizarlos los estamos observando en las inferiores, si los llevamos a la pureza de nuestro corazón quedan desarmados y nos muestran sus octavas superiores, su sabiduría, entonces comprendemos que en realidad no eran lo que pensábamos, sino el reflejo de un anhelo que no busca más que expresar nuestra belleza interior, una vez desvelada su raíz no hay razón para encerrarlos en nuestra sombra, podemos liberarlos a la vida para enriquecerla.



  

  
 PASADOS Y FUTUROS POSIBLES,  UNA LLAVE AL PODER DEL AHORA

   El auténtico poder del ahora no consiste en renunciar al pasado y al futuro, sino en traerlos al presente descubriendo que hay más pasados que los vividos y más futuros que los imaginados. Entonces, desde nuestro sentir, más allá de cualquier miedo,  tenemos el poder de decidir qué es lo que verdaderamente queremos encarnar en el día a día.
    Un árbol no  florecería sin su pasado y  su futuro;  ¿cómo podríamos nosotros hacer florecer nuestra creatividad sin ellos …?

             


                                                                                          
                   EL CAMINO DE LAS EMOCIONES AL SENTIR

       Las emociones se originan en el cuerpo emocional, son consecuencia de las creencias en las que nacen nuestros pensamientos y con las que creamos nuestra realidad. Así, un mismo acontecimiento puede producir reacciones emocionales opuestas en dos culturas diferentes. A medida que aprendemos a observar qué creencias están limitando nuestros pensamientos, vamos aumentando nuestro poder sobre las emociones, dejando el camino libre a nuestros sentimientos …
        Los sentimientos nacen en nuestro centro y esencia: el corazón, y no dependen de las creencias; son el faro que nos señala el camino a ser nosotros mismos y  que nos conduce a sentirnos los creadores de nuestra propia vida.
        Cuando nuestra mente se nutre de nuestros sentimientos los pensamientos son iluminados por la sabiduría, y las creencias en las que nacen dejan de ser sus cárceles para convertirse sólo en una estancia temporal, los pensamientos pueden así crecer libremente, sin ataduras …  relacionándose y enriqueciéndose con otros que han nacido en otras creencias.

 
   
   
   
  
                                                LA MIRADA ARCO IRIS

 Nuestra mirada puede ser monocolor, distinguiendo sólo pequeñas tonalidades; esto nos proporciona un mundo sin grandes sorpresas en el que nuestra mente vive la ilusión de que lo controla, que puede al menos predecir qué es lo más probable en nuestro futuro. Si algo de repente no encaja se mira para otro lado o simplemente se tacha de no real, entendiendo por esto lo que no forma parte de la realidad monocolor. En el fondo, es una vida virtual proyectada por nuestras creencias sobre la mente.
Pero si sentimos la vida dentro de nosotros, si nos consideramos cocreadores de la misma y, desde ahí, proyectamos nuestros ojos al mundo, descubriremos que nuestra mirada se convierte en un arco iris que envuelve de nuestra esencia todo lo que contemplamos … ya nada nos es ajeno y a la vez todo nos sorprende. Es la vida desde el corazón ¿Qué tal sentirte arco iris … ? Te invito a probarlo …
  
     
  
 

       SENTIRNOS  CREADORES  DE UNA NUEVA HUMANIDAD

   En nuestros corazones habita el sueño de una nueva humanidad. Cada uno poseemos una parte, que podemos reconocer sólo en nuestra corazón, pues en ningún libro está escrita ni nadie nos la va a explicar, esto garantiza su pureza. ¿Cómo puede pues  nuestra mente enterarse y empezar a desembarcar esta parte en nuestro mundo cotidiano?
    La pista está en lo que realmente nos apasiona hacer, más allá de cualquier conveniencia social o económica. Si empezamos a encontrarle un hueco a nuestras pasiones en nuestro horario y, a la vez, abrimos nuestra mente a una mirada más holística y en armonía con nuestros sentimientos, estudiando e investigando los Nuevos Paradigmas del Conocimiento, desde un verdadero espíritu científico, la luz de nuestra corazón empezará a desvelar a nuestra mente nuestros sueños y además le otorgará la sabiduría para poderlos llevar a cabo.
    Una nueva humanidad que sepa vivir desde su corazón sólo puede nacer en él. ¿Te apetece escuchar al tuyo, descubrir tu creación en el camino hacia esa nueva humanidad? No tienes que recurrir al consejo de nadie, ni hacer más cursos de crecimiento personal, ni leer más pensamientos hermosos pero que no son tuyos, tan solo tienes que confiar en el poder y la sabiduría de tu corazón.



   
                       VIVIR SINTIENDO NUESTRA PROPIA MÚSICA  

    Allá en lo alto, en nuestras cumbres, nos espera nuestra esencia, la que está a salvo de los miedos y dramas del valle. Su música nos recuerda quienes somos más allá de nuestras creencias culturales, espirituales, científicas … Si mantenemos la comunicación con ella tendremos en todo momento su perspectiva, y el ruido de lo cotidiano no sólo no nos anulará, sino que podrá incluso convertirse en armonía, al descubrir nuestra presencia detrás de todas las cosas que nos ocurren.
    Al igual que podemos estar mirando algo y al mismo tiempo escuchar con unos auriculares otra cosa diferente, en nuestro discurrir diario es posible está sumergido en un entorno caótico, victimista, derrotista, oscuro … y a la vez estar oyendo nuestra propia música. Con esta doble atención garantizamos no ser manejados por las circunstancias y, además, abrimos la mente a la música que nos anuncia nuestra propia sabiduría.
   Si todo esto te parece simplemente algo poético, sin utilidad en nuestra vida, te dejo con esta pregunta inquietante: ¿puede haber algo más útil que dejarnos guiar por nuestra propia música …?  

  
   
 
  
     LOS COLORES DE NUESTRA REALIDAD, EL MEJOR ANTÍDOTO PARA LA CRISIS

    Descubrir los colores de nuestra realidad, en vez de juzgar a las personas que la acompañan, nos permite desvelar nuestra parte de creadores en ella y, por lo tanto, nuestro poder para cambiarla. Cada color está reflejando un aspecto de nosotros, tal vez inconsciente, pero nuestro.
       Podemos con esta mirada intentar armonizar nuestros colores y, como si de un arco iris se tratase. hacer de él el símbolo de la paz entre nuestra realidad vivida y la soñada. Esto nos ayudará a encontrar el camino que nos lleve de una a otra.
        Esta propuesta puede ser muy útil, pues la lucha entre lo que vivimos y lo que queremos, a parte de desgastarnos, nos lleva al victimismo, la mejor manera de perderse la vida. Un estado de ánimo optimista es el auténtico motor para lograr un verdadero cambio en la vida, no permitamos que ninguna crisis nos robe este tesoro tratando de convencernos de que nuestra realidad sólo es gris, ¡descubramos sus colores! 
  
  
      

 
  
   LA CREATIVIDAD, NUESTRO TESORO PARA CAMBIAR LA REALIDAD

    No tenemos que seguir habitando realidades que ni nos gustan ni sentimos como propias. Para salir de ellas necesitamos ser partícipes en la creación de otras nuevas, ¿quién se va de su casa sin tener otra construida ...? Por eso, es vital que cada uno de nosotros recupere su creatividad y desde ella empiece a cambiar su propia realidad cotidiana, informándose de lo que los demás están construyendo en su misma dirección, se trata esta vez de compartir y no de competir. El resultado puede ser un nuevo mundo con realidades en las que nuestro corazón pueda desplegar sus alas …
     El tesoro de nuestra creatividad nos está esperando, más allá de las creencias limitantes del “yo no puedo”. Para llegar a él tenemos que atravesar nuestros miedos, fantasmas del pasado que han tomado su fuerza de nuestra  creencia en ellos. Los sueños que dan cuenta de una realidad habitable para nuestros corazones tienen la fuerza y la sabiduría necesarias para impulsarnos en el camino. A lo largo de él nos sorprenderemos de ver que nuestra creatividad aparecerá mágicamente cada vez que la necesitemos, porque en el fondo siempre ha ido con nosotros.  ¿Te apetece el camino …  ?, puedes empezar  ya mismo, felices encuentros con tu creatividad. 
  
  
  

 
            
          DE LA COSTUMBRE DE VIVIR A LA PASIÓN DE VIVIR

      La pasión por la vida, sintiéndonos creadores de ella, descorre los velos que nos impiden ver todas sus inmensas posibilidades. Con esta nueva mirada ya no tenemos que limitarnos a habitar una realidad establecida, podemos explorar con una imaginación, ya libre de creencias culturales limitantes, los caminos que verdaderamente nos hacen felices.
      La vida velada que hemos seguido hasta ahora nos ha llevado a ser dependientes de creencias y de poderes fácticos. Ahora, todo ese “andamiaje” se está haciendo visible; algunos creen que si se viene abajo caerá la vida con él, pero toda esa construcción no es  más que una forma de vivir de las muchas posibles.
      No debemos tener miedo de vivir diferente, puesto que nuestra esencia, como el mismo vacío, siempre permanece en nosotros. La pasión por la vida es inmensamente más fuerte que el sentirse seguro en una vieja formas de existir, esta misma pasión nos puede guiar en la creación de un mundo más feliz en que cada día se celebre la vida 

   
  

 

                SENTIR, LA PUERTA A NUESTRA SABIDURÍA 

     Cada segundo ocurren del orden de un millón de reacciones químicas en cada una de nuestras células, si multiplicamos por el cerca del trillón de células que poseemos el resultado es astronómico. Ninguna mente humana es capaz de controlar este proceso tan complejo, ninguna medicina del mundo puede explicarlo en todos sus detalles y, sin embargo, este maravilloso cuerpo que integra a todas estas células nos pertenece, su funcionamiento forma parte de nuestra sabiduría,
    Nuestros pensamientos no son capaces de abarcar la totalidad de esta sabiduría, por eso, identificarnos sólo con nuestra mente es la mayor de las limitaciones. No somos lo que pensamos, si así fuese, estaríamos muertos por falta de capacidad para mantener nuestra propia vida.
     Identificarnos con nuestra mente sería como confundir el ordenador, con su limitada capacidad, y la red. Al igual que es fundamental tener claro lo que queremos bajar a nuestro PC, en nuestra vida debemos sentir lo que de verdad anhelamos en nuestro corazón para, así,  poder descargar en nuestra mente la parcela de sabiduría que nos llevará a conseguirlo.
    La clave para experimentarnos los creadores de nuestra vida no está en el pensar, sino en el sentir, ya que es éste  el que nos conducirá a los pensamientos adecuados para actuar sabiamente.
    Dejarnos sentir, como hace el niño de la foto, nos pone en contacto con nuestra esencia, la misma que, en el fondo, dota al cuerpo de la sabiduría para encarnar la vida. 

  
   
 
   
HACER FLORECER NUESTRAS CREACIONES, UN CAMINO A LA FELICIDAD

     Más allá de nuestra mente consciente, sumergidas en tierras por explorar, aguardan las semillas de nuestras potenciales creaciones, esperando que llevemos la luz de nuestra consciencia hacia ellas y, de esta forma, convertir nuestra atención en la primavera que las hará florecer.
    Ir en busca de nuestra creatividad equivale a intentar recuperar nuestra autenticidad, nada nos hace más auténticos que nuestras propias creaciones. Iniciar este camino es más sencillo de lo que parece, basta con conquistar un tiempo diario para hacer lo que verdaderamente nos apasiona, más allá de cualquier sentido del deber, de razones económicas, de querer contentar a los demás …
   Al principio podemos encontrar mil razones para hacernos creer que no disponemos del tiempo, son las escusas que sustenta la falta de fe en nuestro propio poder creador, es lógico, nunca hemos sido educados como creadores. Se trata de autoconvencernos de que ser creadores está en nuestra misma esencia; ser conscientes de ello y llevarlo a la práctica es lo que nos sitúa en un auténtico camino de felicidad.
    La pasión, más allá de los estados de necesidad,  surge cuando damos con una de esas semillas de las que hablábamos al principio y empezamos a creer en ellas. Si nos convertimos en la primavera que las despierta, acogiéndolas en nuestro corazón, y les dedicamos la atención de nuestra mente, tarde o temprano, florecerán en nuestras manos, haciéndose visibles al mundo.
  

   
 
  
                                      DE FLOR A MARIPOSA

     Querer controlar la vida va contra su propia esencia, por eso el intentarlo nos agota en una lucha perdida de antemano, una lucha contra nosotros mismos, ya que encarnamos esa misma vida.
     Cada vez que queremos controlar a las personas va siendo a costa de nuestra propia libertad, pues manipular a los demás es ir enredándose en los hilos de nuestras propias tramas. Este control es especialmente doloroso cuando tratamos de ejercerlo sobre los hijos, ya que el mensaje que les mandamos es que no confiamos en ellos: es como limitar su colorido y su belleza a la forma de flor, pegada siempre a su tallo, negándoles la posibilidad de ser mariposas, de volar hacia donde sientan en su corazón…
     El control interrumpe procesos; lo ejercemos porque buscamos seguridad. Empezamos a imaginar todos los males que nos pueden ocurrir a nosotros o a nuestros hijos e intentamos atajarlos; sin darnos cuenta de que al proyectarnos en lo malo nos anclamos en la limitada mirada de quien  teme a la vida.
     Si queremos sentirnos los creadores de nuestra vida lo último que debemos hacer es intentar controlarla, por la sencilla razón que estaríamos admitiendo que no somos sus creadores.
     Después  de este encuentro en el mágico país de las palabras, ¿qué te apetece ser más … flor o mariposa? 

   

 
   
  
LOS SUEÑOS, UNA FORMA DE CAMBIAR LA REALIDAD SIN LUCHAS

     Los sueños sin tierra son como una casa en el aire…  cuando sales de ella te caes, estrellándote en la realidad que te envuelve.  Realizar un sueño requiere una danza entre nuestro corazón y nuestra mente, ambos han de sincronizarse, ir a la par. Este armonioso baile permite el alineamiento de todas nuestras partes, otorgándonos el gran regalo de la coherencia, con ella nos convertimos en un puro rayo láser que avanza imparable hacia su objetivo: pureza, poder y coherencia, los tres dones que nos regala la fidelidad a nuestros sueños.
      Los sueños tienen la magia de cambiar sin luchas la realidad en la que se construyen, porque lejos de combatir contra ella la  honran trascendiéndola. Si la humanidad busca en su corazón sus sueños, no harán falta más revoluciones para alcanzar la justicia, pues ésta será uno de los frutos de aterrizar estos sueños.
    ¿Te apetece cambiar tu realidad de esta manera … ?  Si es así, ya sabes, no edifiques tus sueños en el aire. 



     

LA PASIÓN DEL CORAZÓN, UN TROTAR EN LIBERTAD

     Hay dos tipos de pasiones: las que provienen de la mente dual, que ayudan por tanto a sostener los dramas, y las que se originan en el corazón, que permiten correr el listón de lo imposible más allá de lo imaginado.
      La pasión que nace del corazón está impregnada de sus tres dones: poder, sensibilidad y sabiduría. Esto hace que nos propulse con energía, delicadeza, belleza y precisión, algo que meramente pensando no podríamos lograr. Cumplir nuestros sueños requiere de esta pasión, en ella encontramos los medios para convertir cualquier obstáculo en un nuevo trampolín en el que impulsarnos.
       Andar la vida desde esta pasión es como respirar a cielo abierto … cada bocanada de aire es nueva. Encarnarla es sentir la libertad a cada paso.  ¿Qué te parece ir en su búsqueda y habitarla cada día ...?  He de advertirte que una vez lo haces ya no puedes vivir sin ella, porque comprendes que siempre ha formado parte de tu esencia.

   

         
 EL PODER DE LA INOCENCIA EN EL TERRITORIO DE LO PROHIBIDO


     Lo prohibido, que va en contra del sentir de nuestro corazón, intenta expulsarnos de nuestra inocencia, obligándonos a habitar la culpa, que es la fuerza de gravedad que nos pega a las creencias que nos separan de nuestro corazón.
    Podemos enfrentarnos a lo prohibido y tal vez vencerlo fuera, pero no lograremos hacerlo dentro de nosotros sin recuperar nuestra inocencia, ésta es la única que puede conmover al tirano que llevamos dentro para que deje de serlo.
    La infelicidad siempre es fruto de nuestras propias prohibiciones, podemos sobrepasarlas sintiéndonos culpables, pero entonces continuaremos atados a ellas como el perro al amo.
    Sólo librándonos de la culpa, rompiendo sus cadenas, conseguiremos expulsar a nuestro tirano interior. La inocencia es el agua regia capaz de disolver esta culpa y de devolvernos la libertad ,incluso, en el territorio de lo prohibido. 

  En la imagen un fotograma de la película “Amor bajo el espino blanco”, en la que podemos ver como la inocencia del amor entre Jing y Sun ha sobrevivido a las prohibiciones que intentaron frenarla.

 



 

                     LA SEDUCTORA LUZ DE NUESTROS SUEÑOS

     Al igual que un globo no necesita enfrentarse al aire ni a la gravedad para subir, nuestros sueños y anhelos más atrevidos no tienen porqué enfrentarse a nuestras creencias limitantes, tan solo deben ser más ligeros que ellas. Para lograrlo debemos inflarlos con la luz de nuestro corazón y pintarlos con los colores de nuestras pasiones.
    Un sueño nunca es fruto de los estados de necesidad del ego, si así lo fuese su “densidad” le impediría fluir entre los obstáculos de nuestras limitaciones educacionales. Precisamente su ligereza es la que le da el maravillosos don de aumentar la claridad de nuestra mente, volviéndonos más inteligentes sin necesidad de esfuerzo.
    Cuando alcanzamos un sueño ya no somos los mismos, las creencias con las que nos limitábamos en nuestra vida cotidiana dejan de ser cárceles, y comprendemos que hemos podido llegar gracias a que siempre ha habido una parte nuestra fuera de esas mismas creencias: el territorio donde nacen nuestros sueños. Al final, el camino que recorremos para cumplir un sueño no es más que los pasos que damos para encontrarnos con un futuro, que una parte nuestra ya ha vivido, eso sí, en otro territorio. Por eso, cuando empezamos a sentir  un sueño y los primeros esbozos comienzan a dibujarse en nuestra mente, a pesar de que nuestras creencias lo vean como un locura, hay una fuerza sutil que empieza como a elevarnos sobre la densidad de nuestros pensamientos: es nuestra otra parte seduciéndonos.
     Querido lector, ¿has sentido alguna vez esta seducción …? Es importante distinguirla de la seducción de nuestros estados de necesidad, ésta es mucho más densa y nos apega a nuestras limitaciones. Los sueños auténticos son para reconocer nuestras alas, para hacernos vivir nuestra ligereza…



 

PIES EN TIERRA, AIRE FRESCO Y HORIZONTE DESPEJADO 

     Un caminar sin horizonte carece de dirección, un horizonte que no sintamos en nuestro corazón adolece de sentido. Dirección y sentido-de sentir- son los dos ingredientes que integran al Quijote y al Sancho que viven en nuestro interior.
     La crisis que habitamos no es más que la desesperación de un Sancho que se ha percatado de que le falta su Quijote. Llamamos realismo a la cárcel que nos encierra y seguridad a la comida que nos sirven. Cuando el alimento falla la prisión pierde su último sentido, y entonces empezamos a comprender que hemos confundido realidad con lo único posible. La realidad es todo lo que queramos hacer con ella, siempre y cuando no la convirtamos en nuestra prisión.
     La vida nos llama afuera, nos invita a traspasar las paredes en las que nos encerramos, anhelamos aire fresco, nuestros pies desean pisar nuevas tierras y nuestros corazones nos envían sueños de novedosos horizontes. ¿Qué te parece dejarte llevar por la pureza de tus verdaderos anhelos, sentir que tu vida florece … despejar tu horizonte de miedos infundados y así  mirar al futuro sintiéndote su creador? 
   
   

   
                  SER MADRE Y PADRE DE NUESTROS SUEÑOS

    Cuando una creación nos nace del corazón y no de los estados de necesidad del ego es como  un  hijo. Por eso, tiene nuestro amor incondicional  y nuestro apoyo en el camino que libremente elija. No la vamos a someter a ningún prejuicio nuestro sobre lo que debería ser, pues reconocemos su propia identidad y libre albedrío.

     Una creación así no nace para nuestro comercio con ella, sino para sorprendernos en su despliegue en la vida, para alegrarnos de sus éxitos y para no juzgarla en sus fracasos.

     Sentirnos madre y padre de nuestras creaciones, dejarlas volar para que encuentren su lugar en el mundo, amarlas por lo que son … nos honra como seres creadores.

   Esta generosidad para con ellas nos será devuelta con creces cuando las veamos reproducirse en los corazones de otros seres. Nuestras creaciones pueden llevar nuestros “apellidos”, una forma de honrar a sus padres, pero no nos pertenecen.
     Los sueños, creaciones que engranan con las de otras personas,  viven en nuestro corazón esperando el momento adecuado para dar a luz en nuestra mente,  con la esperanza de que ésta a su vez los para al mundo, dando lugar a una cascada de nacimientos, que se amplia después cada vez que alguien encuentra en nuestros sueños desplegados una inspiración para reconocer los suyos propios. La natalidad de sueños es algo muy contagioso.
    La humanidad está preñada de nuevos y hermosos sueños esperando que cada uno de nosotros los dé a la luz, los cuide y ame como a hijos, y tengamos además el valor de dejarlos vivir su propia vida.
   ¿Sientes a tu corazón preñado …? ¿A qué esperas para dar a luz a tus sueños, mamá? ¿Y tú, papá, te preparas para dejarlos en libertad…? “


   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada