ANDANDO SE HACE HOGAR

    
     Nuestra presencia no requiere de nuestro cuerpo físico, es algo sutil con lo que impregnamos el ambiente y que puede permanece en un lugar aunque nos hayamos marchado. En toda creación hecha desde el corazón dejamos nuestro aroma para siempre, por eso una obra de arte es por naturaleza inmortal.
     Convertir un lugar en íntimo no requiere más que depositar nuestra esencia en él, por eso podemos convertir el sitio más inhóspito en acogedor. Sin embargo, el palacio más suntuoso lo sentiremos como frío si nadie ha sido capaz de presenciarlo con su amor.
     Hacer de nuestras casas un oasis de paz y alegría, en el que nos podamos reconocer cada uno de los miembros de la familia, es convertirlas en un auténtico lugar de sanación en el que reponernos de las heridas de la dualidad.
      Si cada paso que andamos en la vida lo  llenásemos de nuestra presencia nos sentiríamos en nuestro hogar en todos los sitios. Una humanidad en la que todos nos sintiésemos en el hogar no tendría nada que temer y, por fin, los unos podríamos confiar en los otros sin límites.
     ¿Qué te parece ir llenando de tu presencia los lugares más habituales, extendiendo así tu hogar…? Sería divertido invitar a alguien a sentarse a tu lado en un parque público, sintiendo que lo estás haciendo en el sofá de tu casa, y hablarle de las plantas y árboles que os rodeasen como de tu jardín. Ante ti tendrías todo un mundo para convertir en tu hogar, un hogar que no sólo sería tuyo, sino de todos los que lo sintiesen como tal.


Peregrina de la Paz” fue una mujer que creyó en la bondad del ser humano y decidió mostrarlo, durante años, andando miles de kilómetros sin ningún dinero, confiando totalmente en las personas que encontraba, andando hizo hogar…
  
  
  
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada