EL LABERINTO DE LAS INJUSTICIAS



       Traer las injusticias del pasado al presente sin haberlas digerido, trascendido más allá de los efectos de la dualidad, no hace más que  generar nuevas injusticias a través del autoengaño de querer hacer justicia sin comprender, desde la mirada pura, sin juicios, lo que vivimos. Es el laberinto de las injusticias …   pueblos enteros han quedado atrapados en él.


       No se trata de equilibrar la balanza de la justicia, sino de comprender en nuestro interior el sentido de lo acaecido, sin quedar atrapados en la fuerte densidad de las emociones.  En definitiva, de no hacer de nuestras propias experiencias de la injusticia una cárcel, sino todo lo contrario: dotarlas de las alas de la sabiduría para volar y ganar perspectiva y, así, dar anchura a nuestra vida.
       Querido lector, ¿cómo va tu colección de injusticias vividas … sigues buscando culpables … o apuntas más alto …?




  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada