LA DANZA DE LOS TRES PODERES



      Cada persona tenemos en nuestro interior unas  partituras  propias que interpretar, la vida es el instrumento. Nadie puede tocarlas por nosotros, son intransferibles.     Estas partituras son de dos tipos: las que provienen de nuestro pasado y las que nos esperan en nuestro futuro. 
     Algunas de las primeras nos son muy conocidas y corresponden a viejas melodías con letras sobre historias dramáticas, su sonido es rancio, sin grandes sorpresas, se las hacemos escuchar a familiares y amigos aunque estén cansados de oírlas, necesitamos desahogarnos, si bien, en el fondo, sabemos que las emociones no digeridas nos atan a ellas, y que por mucho que las interpretemos no conseguiremos desligarnos, a menos que nuestra mirada apunte hacia otros horizontes con nuevas pasiones que puedan romper nuestras cadenas al pasado vivido y no metabolizado.
       Las segundas tienen el poder del futuro…  fresco, puro, desdramatizado, abundante, liberador … Te preguntarás querido lector que cómo puedes leer unas partituras que están en el futuro. Muy sencillo, los tres tiempos de la vida: pasado, presente y futuro te pertenecen. Hemos oído decir muy frecuentemente que sólo el presente es real, pero si así fuese estaría vacío de contenido, piénsalo, siéntelo …. El poder del presente no sería tal  sin el pasado y el futuro; en realidad son tres pasos de una única danza: La Danza de los Tres Poderes.


       El pasado no sólo es lo que te ocurrió, sino también los potenciales que no realizaste en su momento, ellos no han muerto, siguen vivos, lo único que ha pasado es que no han tenido un presente en el que manifestarse, piénsalo, siéntelo … Esto hace que puedan formar parte de tu danza. El futuro a su vez tiene muchos potenciales que también están vivos, entre ellos se encuentran tus sueños más atrevidos. Como ves eres mucho más de lo que te dijeron y posees muchas más posibilidades de lo que creías.
       La Danza de los Tres Poderes es mucho más que vivir el ahora, porque cuentas con infinidad de posibilidades y todas ellas te pertenecen. Para reconocerlas tienes que desplegar tu imaginación como nunca antes lo has hecho. Hay que cultivarla todos los días y como en un gran bailarín el entrenamiento es la clave. Dispones de infinidad de ahoras  en los que, al compás de las partituras de un  pasado “diferente” y de un futuro a estrenar, puedes bailar La Danza de los Tres Poderes … es una sensación sin límites … de libertad y de alegría. ¿Te atreves a buscar un lugar íntimo y a iniciar la danza …? ¡Ahh, se me olvidaba, para buscar en los pasados y futuros posibles sigue a tu corazón, te llevará a los que realmente anhelas!


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada