LA ALEGRÍA DE NUESTRO CORAZÓN: LA LUZ QUE ILUMINA NUESTROS SUEÑOS

     
   Los futuros que anhelamos, nuestros sueños, esperan ser iluminados por la alegría de nuestro corazón, sin su luz se tornan invisibles para nuestra mente, y podemos llegar a pensar que nosotros no tenemos sueños que entregar a la vida. Por eso, no vemos nuestra abundancia, nuestros tesoros, y vivimos desde los estados de necesidad de nuestro ego desempoderado.


    Querido lector, conectar con la alegría de tu corazón es la clave para acceder a determinados futuros posibles, la trampa es pensar que hasta que no consigamos determinadas cosas no podemos estar alegres, eso nos ata a nuestro victimismo y nos vuelve ciegos a nuestros sueños, que están en un horizonte que no podemos ver mientras miremos sólo el suelo de nuestros estados de necesidad, si no subimos nuestra mirada no podemos cambiar de rumbo.


    La nave de nuestros sueños es capaz de hacernos “llegar donde jamás ha llegado ningún otro”, pues nos conduce  justo al territorio en el que nacen y que sólo nos pertenece a nosotros, es nuestro propio espacio profundo a explorar, eso sí, las riquezas que en él encontremos son para entregarlas a la humanidad, esto precisamente es lo que nos convierte en auténticamente ricos, ya que dejamos de temer a la pobreza ante tal abundancia.
  Piensa en esto, y sobre todo siéntelo, mirando, o imaginando que lo haces, un paisaje despejado, que te invite a contemplar el horizonte, tu horizonte. Siéntete sin límites, otea tus sueños y empieza a caminar hacia ellos, en el camino encontrarás todo lo que necesitas, por la sencilla razón de que son tus sueños … y tu sabiduría ha previsto todo. Fácil, sencillo, ¿podría ser de otra manera ...?
  



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada