SACA TU BRÚJULA Y ABANDONA LA FILA



    Hemos sido amaestrados para vivir desde los estados de necesidad del ego. Cargamos con el agua de los recursos limitados, que nuestra educación nos ha dado, por el desierto de una vida no soñada: nos dijeron que sin esos recursos no seríamos nada en la vida. El sofocante sol nos recuerda que hemos de dosificar el agua que nos dieron, cada día es una caminata hacia un destino que en realidad no sentimos como propio. Nuestras creencias nos mantienen en el desierto, pero … sólo mientras demos prioridad a esos reiterados y viejos pensamientos que nacen de ellas.
  ¿Qué te parece, querido lector, sacar la brújula de tu corazón y buscar tu verdadero norte, esa dirección que te conduce a tu vida soñada ….? Deja de seguir a los que prefieren el desierto y la seguridad de su pequeño cántaro de agua y camina hacia tu propia vida, esa en la que no tienes que cargar con creencias que no sientes como tuyas, esa en la que el agua brota inagotable y con música alegre de tu propio manantial, esa en la que te reconoces en tus propias creaciones.


    La vida no tiene porqué ser una dura caminata en la que tengas que cargar con identidades que no son las tuyas, con deseos que no respondan a los auténticos anhelos de tu corazón. Para cambiar el rumbo tendrás que abandonar la seguridad del grupo, salirte de la fila … ya no tendrás a nadie delante que marque “tus” pasos, pero sin embargo serás el dueño y señor de tu camino. Por el agua no te preocupes, en tu tierra te espera ese manantial con esa música que te atrae tanto, que te llena de alegría apenas la escuchas … ¡claro está, es tu propia música, beber de ella es recordar quien realmente eres! ¿Qué te parece empezar hoy mismo, dejar de seguir una de esas rutinas que te atan a lo que no sientes …? Saca tu brújula y  …  camina hacia tu norte … no tardarás en escuchar la música alegre de tu propio manantial.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada