LOS DOS CORAZONES Y SUS TRES MAGIAS

  

     Al estar nuestro ego separado de su esencia, desprovisto de nuestra auténtica identidad, ha tenido que ir creando sucedáneos de las partes que sentía pero a las que no tenía acceso.
    Nuestro ego ha sido educado en la dualidad y, por lo tanto, cuando ha tenido que crear un sucedáneo de nuestro auténtico corazón se ha visto obligado a hacerlo siguiendo las reglas de ésta. Así, la magia característica de este centro de sabiduría y sentir que es nuestro corazón, se ha tenido que desdoblar en dos polos:  la magia blanca y la magia negra.  Ambos extremos terminan encontrándose siempre en la vida favoreciendo y sosteniendo, así,  los dramas y las tragedias. 


    Son numerosos en todas las culturas los cuentos y leyendas que narran los enfrentamientos entre el “bien” y el “mal”; todos tenemos en la memoria las grandes producciones cinematográficas en las que el “bien” gana, pero que ocultan que ambos polos no pueden existir el uno sin el otro, si la historia continuase más allá del “the end” podríamos comprobar como el “mal” volvería a aparecer, pues como cuenta el más puro taoísmo el yin lleva la semilla del yang y viceversa.  El corazón del ego está sumergido en la dualidad y eso hace que nuestra felicidad no pueda ser perenne, en él se hace cierto aquello de “se me ha roto el corazón”: el dolor forma parte inseparable de la dicha.

El ego desempoderado, sometido a las leyes de la dualidad, tiene a su corazón encarcelado, pero ... afuera  espera nuestro auténtico corazón con "la llave" que abre su celda ...  

    Más allá de nuestro ego programado en la dualidad, existe nuestro auténtico corazón con sus tres maravillosos dones: poder, sensibilidad y sabiduría. Poder de realizar nuestros sueños, sensibilidad para sentirnos unidos a los demás y sabiduría para hacer feliz nuestra vida. La integración de estos tres dones constituye la tercera magia: la trasparente.
   La magia trasparente está más allá de la dualidad, a salvo de sus normas. Por eso, cuando caminamos con ella desplegada no nos ve ni la magia blanca ni la negra, carecemos pues de enemigos en nuestro camino, las sincronías favorecen y dinamizan , como si de una alfombra voladora bajo nuestros pies se tratase, nuestro andar: la vida nos proporciona lo necesario sin tener que hacer renuncias que nieguen nuestro sentir.  La magia trasparente convierte  a nuestra mirada en pura, vemos sin el filtro de los juicios, sintiendo a las otras personas más allá de los personajes que interpretan en la dualidad, pudiéndolas así amar en libertad.
  Para conseguir convertirnos en magos trasparentes hemos de reeducar a nuestro ego en unos paradigmas que no estén sumergidos en la dualidad, que no nos lleven a interpretar un drama tras otro: es el camino hacia el ego empoderado.  Este territorio mental en el que el ego se libera de las cadenas de la dualidad está ya desembarcando en la humanidad: son los Nuevos Paradigmas del Conocimiento.

Los Nuevos Paradigmas del Conocimiento nos traen una visión del mundo no sometida a la dualidad y totalmente trasparente a la luz de nuestro corazón.

  Querido lector, ¿qué te parece ir a su encuentro, empezar a explorarlos? ¿Qué cómo podemos reconocer estos nuevos paradigmas … ? Esta vez no nos basaremos en autoridades, sino en escuchar a nuestro auténtico corazón, su sentir nos dirá en última instancia cuando estamos pisando estos nuevos territorios, la aventura está servida … el premio es nada menos que ser magos trasparentes … ¿te atreves …?
   




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada