RECUPERAR NUESTRA AUTÉNTICA IDENTIDAD



     Si aprendemos a retirar nuestra identidad de las creencias, éstas dejarán de ser nuestras cárceles y serán simplemente miradores de nuestra mente. Entonces podremos ir de visita a los "miradores" que nos plazca y hacer nuestra observación, sin que nuestra percepción queda atada a ella.


      La mayoría de los grandes enfrentamientos entre seres humanos y entre pueblos son debidos a que sentimos nuestra identidad en peligro cuando alguien ataca alguna de nuestras creencias fundamentales. Si la historia se empezase a examinar desde este prisma se nos mostraría mucho más fácil de interpretar, porque estaríamos  viéndola desde la esencia de los conflictos que la han ido configurando.
    Una persona que no sienta en peligro su identidad es muy difícil de manipular y, además, no tiene necesidad de manipular a nadie. Por eso, regresar nuestra identidad a nuestra propia esencia es la mejor manera de eliminar los dramas de nuestra vida, pudiendo así  abrir la  puerta que nos conduzca a dejar de sentirnos víctimas.

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada