A NADIE TIENES QUE PEDIR PERMISO ...



  Sentir las palabras que esperan en tu corazón ser liberadas y no pronunciarlas es negarte a ti mismo, es pensar sin estar presente, es mentirte sin engañarte, es pisar el mundo sin vivirlo... es definitiva, es ser flor sin colores y aroma, ¿qué fruto puede esperarse de tal flor ...?

Al igual que la flor busca la luz para expresar su belleza en ella,  hay palabras  en el corazón que aguardan  que nuestra  boca las dé a luz al mundo ... para embellecerlo con nuestros propios colores y aroma.

   Querido lector, ¿qué te parece imaginarte pronunciando esas palabras que llevan tu aroma y sin embargo te dan miedo ...? Imaginar aproxima a realizar, ponle un sentir a tu imaginar y ya estarás listo para atreverte a ser tú mismo. Camina hacia lo que anhelas en tu corazón, da sentido a tus pensamientos y abre las puertas de las creencias que has convertido en tus cárceles. Tú te encerraste, tú te liberas ... a nadie tienes que pedir permiso para respirar aire libre y puro, para encaminar tus pasos hacia donde anhelas ... 

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada