UN TIEMPO DIARIO PARA CONVERTIRNOS EN FUTURO



     Hay un camino esperándonos ... apunta hacia un horizonte libre de la niebla de los juicios, por delante nuestro no hay huellas que seguir, el mapa del camino está en nuestro corazón, la llave pues es el sentir, un sentir que viene de más allá de los estados de necesidad del ego en los que fuimos educados.
     Querido lector, ¿sientes ese camino ...? ¿Te imaginas el futuro que ya existe en ese horizonte ...? ¿Qué te parece dedicar un tiempo cada día a sentir e imaginar cómo puede ser esa nueva humanidad que espera ser creada ... una humanidad en la que las personas no necesitan crearse máscaras para ser aceptadas, en la que el mayor tesoro que puedes entregar a la vida y a los demás es ser tú mismo, en la que cada ser humano es un astro con luz propia ....?

Dedicar un tiempo cada día a sentir nuestros sueños no sólo nos acerca a ellos, sino que también  nos ayuda a romper las cadenas que nos impiden vivir siendo nosotros mismos. ¿Cómo ser auténticamente libres sin escuchar a nuestros sueños ...?  ( En la imagen un fotograma de la película "El octavo día")

    Cada momento que dediques a sentir y a imaginar esta nueva humanidad es un paso más hacia ese horizonte que nos espera, cada minuto es una oportunidad para despertar a los sueños que duermen en ti y que son piezas claves no sólo para tu propio camino, sino también para el de los demás. ¿Qué te parece hacer  de ese tiempo diario un viaje al futuro, un salir de un presente-cárcel dominado por "esto es lo que hay" ... un acto mágico en el que tú mismo te vas convirtiendo en futuro, el futuro de una nueva humanidad que por fin se siente libre e inocente.
   




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada