TU MIRADA ... EL FARO DE TU PRESENCIA


  Allá en un futuro posible está la vida que anhelamos, la que nos hace brillar con la luz de nuestros sueños para una nueva humanidad. No hay sueños pequeños en esta gran aventura, pues el nuestro es siempre una pieza de otro mucho más grande.
  Querido lector, ¿qué te parece dedicar un pequeño tiempo cada día a imaginar tus sueños, a quitar la neblina de esto es lo que hay? No olvides que un sueño no es para alimentar tus estados de necesidad, sino para descubrir tu abundancia interior y entregarla al mundo, a la creación de esa nueva humanidad, que es el mejor regalo que podemos hacernos a nosotros mismos y a las generaciones venideras.
    No tiene sentido vivir proyectando estados de necesidad y luego pedir abundancia a la vida: es la sinrazón del victimismo, que se ahoga en sus propios juicios sobre los demás. Basta sentir el poder de nuestra mirada, foco de nuestra presencia, sobre la vida, para comprender que no somos sus meros habitantes, sino sus creadores, aunque nuestra mente no sepa bien cómo.

En la luz de nuestra mirada viaja nuestra presencia, por eso, aunque no seamos conscientes, allí donde la enfocamos estamos dando vida, permítete sentirlo ... descúbrete en tu propio poder.


    La trampa de nuestro victimismo está en pensar primero y sentir después, ya que nuestras creencias están dirigidas hacia nuestro desempoderamiento. Sentir nuestra presencia primero e iluminar nuestros pensamientos con ella después, ésta es la clave; en este caso el orden si altera el producto. ¿Qué te parece empezar a practicar ... a sentirte el faro de tu presencia iluminando tu mente ...? "




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada