DEJAR DE LUCHAR CONTRA NUESTROS MIEDOS

 
    Si nos enfrentamos a nuestros miedos uno por uno, no acabaremos nunca, porque no hemos eliminado la fuente que los origina y, por lo tanto, por cada miedo eliminado puede aparecer otro.

  Luchar contra nuestros miedos fortalece a nuestro guerrero, con cada batalla que gana aumenta su autoestima,  pero esto no acaba con el origen de nuestros miedos y hace que la guerra no termine nunca. Si queremos alcanzar la paz hemos de dar paso al pacificador para que llegue a ese origen y acabe así nuestra guerra. (En la imagen una escena del film "El guerrero pacífico")

   La fuente de nuestros miedos es la desconexión entre nuestro ego y nuestra esencia, causada por la Dualidad. Para dejar de generar miedos hemos de ir cambiando el sistema operativo desde el cual pensamos –esa Dualidad –y sustituirlo por un nuevo paradigma: el de la conexión con nuestra parte esencial. El proceso para lograr esto es el del empoderamiemnto del ego, cuya meta garantiza un ego que no teme la vida, porque se sabe cocreador de ella, lo cual le permite celebrarla en cualquier momento.
  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada